Consejos de mantenimiento para las cargadoras frontales

Consejos de mantenimiento para las cargadoras frontales

Las cargadoras frontales requieren de mantenimientos que pueden realizar por cuenta propia para que operen de forma segura, eficiente y aumente su vida útil y productividad. Si no se procuran, los desgastes prematuros en los componentes no solo pueden comprometer su funcionamiento, también aumentarán los riesgos para los operadores. Descubran cómo mantenerlas adecuadamente en esta publicación.

Importancia de la capacitación

Antes de dar mantenimiento a las cargadoras, es importante que los operadores estén capacitados, inclusive si tienen experiencia utilizándolas. Una crítica usual de los fabricantes es que los operadores no se percatan de que los equipos actuales han cambiado considerablemente y los usan igual que hace décadas. Deben mantenerse actualizados pues ese error deriva en averías y riesgos.

Además de la capacitación con ayuda de expertos, es indispensable que los operadores se familiaricen con el manual del fabricante. En él se indican las medidas adecuadas que deben seguir al manejar las cargadoras y son descritos métodos para que los usuarios puedan aumentar su comodidad y productividad.  Considerar consejos adicionales de expertos es igual de mucha ayuda. Para un mantenimiento adecuado les recomendamos lo siguiente.

Consejos de mantenimiento

Fijar un programa

Es posible que tengan las mejores intenciones, sin embargo, por descuido, exceso de ocupaciones o falta de disciplina pueden no ser constantes en las labores de mantenimiento. La solución es establecer un programa y mantenerse apegado a él. No importan las actividades que tengan que realizar, deben respetar la fecha fijada. A algunos  les costará trabajo al principio, sin embargo, si se apegan al programa convertirán el mantenimiento en un hábito. Otro beneficio es que pueden hacer una lista de inspecciones para no omitir ninguna verificación importante.

Mantener un registro de mantenimiento

Una vez creado el programa y fijadas las fechas, úsenlo para llevar a cabo un seguimiento de las revisiones antes y después de usar el equipo. Registren cualquier labor de mantenimiento realizado ya que la información recopilada puede ser útil al reparar daños mayores o para determinar medidas preventivas.

Calentar antes comenzar operaciones

Cuando un deportista no realiza calentamientos antes de una competencia es probable que termine lesionado. Lo mismo ocurre con una cargadora frontal. Es importante que sea calentada antes de usarla de acuerdo con las instrucciones del fabricante. De esta manera el aceite puede entibiarse, lubricar y viajar mejor que cuando está frío. Para lograr un rendimiento completo es importante ser pacientes y aguardar a que los ejes  y el sistema hidráulico se calienten al comenzar a operar la pala cargadora.

Verificar y cuidar cazos e implementos

Es inevitable que los cazos sean golpeados mientras son utilizados, por ello su mantenimiento es crucial. Lo mismo aplica para los implementos. Son quizá las piezas más importantes de las cargadoras por tal motivo, utilícenlos con prudencia y manténganse atentos a la manera en que son manipulados. Las palas convencionales tienen un rango de visibilidad reducido por lo que la atención plena es difícil. Por fortuna, las de Avant al igual que los minicargadores permiten una vista de 360° y ayuda a que los operadores estén contantemente alertas.

Si los cazos no son engrasados con regularidad, las probabilidades de que el pasador delantero se deteriore aumentan. Se recomienda el uso de elementos antidesgaste, por ejemplo, protectores de cuchilla (diseñados para hacer más fácil el cambio de dientes), laterales, de fondo laterales, patines, etcétera. Las placas frontales también deben remplazarse o girarse con regularidad para prolongar su vida útil.

Tienen que utilizar el balde adecuado para su aplicación. Si colocan el incorrecto, por ejemplo, uno que requiera de sumo esfuerzo para ingresar los materiales a cargar, se ejercerá una tensión innecesaria en pasadores y bujes frontales. Lo dañarán e inclusive incrementarán los costos de combustible. Revisen que los dientes se encuentren en óptimas condiciones. Si encuentran uno dañado, repárenlo con ayuda de expertos.

Los accesorios como las horquillas, niveladores, entre otros que pueden adaptarse a las cargadoras frontales deben ser mantenidos con regularidad. También deben incluir en su programa mangueras, cilindros de inclinación y elevación y pasadores de fijación.

Revisar los neumáticos                                                                                                            

Son varios los factores que pueden provocar fallos o desgastar prematuramente las llantas. Uno de los más comunes es provocado por los operadores que las giran sin utilizar los bloqueos para asegurar que la potencia se distribuya equitativamente a las dos delanteras y no solo a una. Otros daños pueden ser causados por el uso de piezas inadecuadas o la superficie en la que son manipuladas las cargadoras. Por ejemplo, las superficies terrosas demandan un patrón de tratamiento de tracción y mayor agresividad que las de concreto.

Otro factor que provoca desgaste excesivo es una inflación inadecuada. Si hay una presión baja en los neumáticos radiales el calor se acumulará y se sobrecalentarán. La pared lateral tiene que mantenerse siempre rígida. De no ser así, su compuesto de caucho se degradará y tendrán que remplazarse de forma prematura. Las fugas son también fuentes de deterioro. Revisen el borde y la banda de rodadura con regularidad. Eviten gastos adicionales o riesgos de seguridad con revisiones diarias de las llantas.

Apagar adecuadamente

Si los motores diésel de las cargadoras frontales no funcionan en ralentí y no son enfriados dos o tres minutos antes de ser desactivados, el turbo continuará girando con rapidez pero el aceite no será dirigido al turbocompresor. Como resultado obtendrán un desgaste costoso e innecesario, sobre todo porque los rodamientos pueden operar en seco sin inconvenientes.

Revisar fluidos y filtros

El fluido y aceites del motor deben revisarse con regularidad. Revisen las recomendaciones del fabricante y posteriormente utilicen varillas de medición. También deben verificar las condiciones de los filtros y remplazarlos si presentan desgaste para que el motor opere adecuadamente.

Considerar las condiciones de operación

Las condiciones de funcionamiento deben incluirse en el programa de mantenimiento. Si las cargadoras se usan en ambientes hostiles y por amplios periodos, es necesario un mantenimiento más intensivo. Se recomienda solicitar el respaldo de un asesor para que les recomiende un ciclo en función de las particularidades de su aplicación.

Guardar en un sitio adecuado

Por último, es importante que las cargadoras frontales sean almacenadas en sitios herméticos y libres de elementos como humedad, químicos, y polvo en exceso. También deben estar limpios para que las articulaciones no reduzcan su rendimiento. Muchos cometen el error de dejarlas en la intemperie ya que son diseñadas para soportar condiciones hostiles. Si bien algunos agentes no causan gran impacto si pueden afectar su estética y funcionamiento.

Si siguen estos consejos les aseguramos que su pala cargadora se mantendrá por mucho tiempo en excelentes condiciones. En caso de querer comprar un equipo nuevo o un  minicargador de la marca Avant, marquen al 5353 1001 EXT 117. También pueden visitarnos. Nos encontramos en Santo Domingo, No. 44, Col. La preciosa, Azcapotzalco, CDMX.

Leer más
Lo que deben saber sobre la serie 500 de minicargadores Avant

Lo que deben saber sobre la serie 500 de minicargadores Avant

Los minicargadores de Avant son una excelente opción para empresas que buscan una gran capacidad en diversas tareas ya sean industriales o privadas, sin tener que hacer una inversión elevada. Son una opción ergonómica, sencilla y compacta. Hay diversos modelos entre los que destacan los agrupados en la serie 500. ¿Quieren conocer más sobre ella? Continúen leyendo esta publicación.

Una solución compacta para una gran variedad de aplicaciones

Todos los minicargadores de Avant proporcionan notables ventajas e integran características maravillosas. También ofrecen una excelente experiencia de uso. Sin embargo, destacan los de la serie 500. Son de los más demandados por su gran variedad de implementos y los requerimientos que pueden satisfacer.

Cada minicargador de la serie 500 es una  alternativa que supera a los cargadores tradicionales de dirección deslizante. A diferencia de ellos, los de Avant brindan una mayor versatilidad y su mantenimiento es más sencillo. Son compactos y pueden almacenarse sin que la falta de espacio sea un inconveniente. En el pasado se utilizaban equipos de grandes dimensiones, sin embargo, hoy en día no es un impedimento el tamaño.  No es de extrañar por ello que suelan adquirirse para uso privado, por ejemplo, con fines de mantenimiento.

Ofrecen herramientas fáciles de colocar para una gran variedad de labores y presentan una óptima maniobrabilidad. Otra característica que los hace destacar en comparación con los cargadores de dirección deslizante es que pueden ser usados en superficies sensibles sin presentar daños notables. También sus neumáticos presentan un menor desgaste y posee  un sistema hidráulico de gran potencia que combina la sofisticación con un diseño sencillo. Gracias a ello puede elevar grandes pesos que otros modelos de su tamaño no pueden.

Si conocen los cargadores de dirección deslizante convencionales, quizá se hayan percatado que suelen tener cabinas amplias y herméticas. Tiene el objetivo de proteger a los operadores en caso de que algún objeto caiga mientras es levantado. Sin embargo, minimizan la visibilidad lo que hace más probable que ocurran accidentes. En cambio, los cargadores mini de Avant ofrecen una visibilidad de 360° para que se mantengan en total alerta mientras los operan.

Avant diseñó esta serie para los que buscan una solución intermedia en relación al peso, dimensiones, capacidad de elevación, potencia del motor, altura de elevación y velocidad máxima. Los modelos incluidos no presentan la gran capacidad de carga de la serie 800 (hasta 1900 kg) o la baja capacidad de la serie 200 (hasta 350 kg), pero si pueden elevar hasta 950 kg. Para garantizar su durabilidad y evitar dificultades derivadas de la falta de precisión en el peso levantado, se recomienda utilizarlo hasta en un 80% de su capacidad.

La potencia del motor, es de 26 hp y pueden elevar cargas hasta 2.8 metros con su pluma telescópica. Su velocidad máxima es de 19 km/h y es posible instalar todos los tipos de cabinas que ofrece Avant, desde L, LX hasta DLX. Su sistema de accionamiento Optidrive ofrece más potencia para conducir y sistema hidráulico de accesorios.

Ventajas adicionales

La serie 500 ofrece tres modelos distintos con ligeras variaciones: 523, 528 y 530. Pese a las diferencias todos ellos ofrecen los siguientes beneficios:

  • Implican bajo costos de operación y mantenimiento.
  • Su construcción es compacta pero fuerte y pueden realizarse múltiples tareas en el mismo cargador sin recurrir a maquinarias adicionales.
  • Son fáciles de conducir y dada la inclinación de la pluma telescópica las probabilidades de que ocurra un accidente son casi nulas.
  • Ofrece gran estabilidad incluso en superficies irregulares como zonas de construcción además de una visibilidad completa.
  • Cuentan con toldo y techo de seguridad.
  • Son muy versátiles y pueden colocarse más de 190 accesorios.
  • Son suaves en el césped y perfectos para operar en entornos agrícolas o jardines.
  • Consumen poco combustible y ofrecen una inmejorable relación precio-energía.

Aplicaciones idóneas

  • Es útil en labores de paisajismo donde un equipo de grandes dimensiones arruinaría los jardines. Permiten crear superficies lisas con un excelente acabo capaz de impresionar tanto a clientes como operadores. El césped no representa un problema gracias a sus neumáticos y suspensiones y permiten mover muchos materiales pesados sin problemas.

Integran un joystick para operar el brazo telescópico y una transmisión hidrostática que posibilitan la máxima precisión en la manipulación. Pueden recoger con sus implementos hojas caídas después de ser apiladas, eliminar irregularidades en las superficies, eliminar acumulaciones de tierra, descargar materiales, levantar árboles pesados y reacomodarlos, etcétera.

Para esta aplicación se recomiendan implementos como cepillos para malas hierbas, nivelador, rastrillo frontal, compactador de arena, cortador y separador de troncos, pinza agarra troncos, cazo de escombros, cajón de herramientas, etcétera.

  • Agricultura y ganado. Los minicargadores agilizan y aceleran las operaciones en granjas que se realizaban antes de manera manual. De esta manera los usuarios disponen de más tiempo para otras actividades importantes. Dado su tamaño, se puede usar en interiores y en sitios inaccesibles para otros vehículos dentro de entornos rurales, por ejemplo, sitios de almacenamiento de alimentos, graneros, áreas de pastoreo, corrales, establos, etcétera.

Con sus implementos pueden apilar heno, repartir alimento en los establos, dar mantenimiento a los grandes tractores, limpiar y recoger excrementos de forma rápida, desplazar maquinarias como segadoras en distintas áreas, cargar y transportar productos recolectados en grandes volúmenes,  apilar barriles, eliminar los arbustos que obstruyen en ciertas temporadas, etcétera.

Para esta aplicación se recomiendan implementos como mezclador de estiércol, cultivador frontal, nivelador, escarificador para arena en establos, recogedor de excrementos, podador de árboles, cazo para materiales ligeros, con horquillas, segadora 1200 y 1500, segadora recogedora, etcétera.

  • Labores de mantenimiento. Es una de las razones por las que son comunes en propiedades particulares. En Estados Unidos, por ejemplo, suelen usarse para remover la nieve con la pala entre otros implementos de Avant. Puede instalarse con un cepillo lateral y un recogedor para la limpieza de exteriores, por ejemplo, espacios públicos. También acepta aspersores de agua y limpiadores de alta presión para la limpieza de jardines o parques.

Se utilizan mucho para el mantenimiento de césped natural o artificial en áreas deportivas de modo que el área sea idónea para los deportistas y se eviten accidentes. También ofrecen acabados en pistas de hielo con el implemento de cuchilla rascadora. Otros implementos de la marca útiles para esta aplicación son el cazo con cepillo, cepillo recolector 1500, limpiador de alta presión, cepillos de mantenimiento de césped artificial, carousel broom, etcétera.

Si les convenció esta excelente serie comuníquense con los expertos de Alfo, distribuidores de minicargadores México de la marca Avant. Marquen al 5353 1001 EXT 117 para más información o llenen el formulario que encontrarán en nuestro sitio web.

Leer más
4 preguntas básicas sobre el cable acero

4 preguntas básicas sobre el cable acero

Si comienzan con una empresa en la que son necesarias maquinarias de levantamiento de cargas, pilas de cimentación, etcétera, es probable que tengan dudas sobre el cable acero. Es un elemento indispensable y es importante que lo conozcan bien para evitar paros en operaciones, accidentes, entre otros inconvenientes. Abordaremos en esta publicación diversas preguntas cuyas respuestas consideramos importante que conozcan antes de iniciar operaciones.

¿Qué son y cuáles son sus componentes?

Se trata de un conjunto de alambres de acero que se trenzan de manera ordenada para que cumplan con requerimientos de carga. Los alambres pueden enrollarse de manera helicoidal en una o múltiples capas y alrededor de un componente central. Este conjunto puede a la vez enrollarse en un alma para formar cables con variados cordones.

El diámetro del cable hace referencia a su circunferencia y se expresa en milímetros. A ello se debe el nombre que también recibe de cables milimétricos de acero. Cuando es utilizado en máquinas como las piloteadoras, los esfuerzos hacen que disminuya su diámetro y aumente su longitud; se debe al asentamiento de los elementos diversos que lo conforman. Es posible diseñar diversas medidas dependiendo si se desea un cable principal o uno auxiliar o de la aplicación.

Los cables de acero se utilizan para labores de elevación y suspensión. Pueden emplearse materiales como bronce o monel para su fabricación, en función de la aplicación y los requerimientos de los usuarios, aunque se recomienda el acero inoxidable. Cuentan con uno o múltiples torones alrededor del alma. Los más utilizados poseen seis torones aunque los componentes pueden variar en complejidad. Con respecto a los elementos básicos ya hicimos mención de ellos pero hay detalles que es preciso que conozcan. Se trata de tres:

  1. Son los hilos delgados que se obtienen mediante el estiramiento del metal. Son los elementos mínimos que agrupado conforman los torones y se fabrican en calidades diversas. Los más comunes son de acero duro, pero puede usarse acero inoxidable confeccionado en grados diversos: 302,304, 305 y 316. Los primeros dos grados son magnéticos. Mientras asciende el grado disminuye su capacidad magnética.
  2. Se trata del conjunto de diversos alambres unidos en configuraciones geométricas diversas. Mientras que una cantidad de alambres conforma un torón, un conjunto de torones conforma al cable acero. Las formas en que el último es clasificado se basa en el número de alambres agrupados en los torones. De manera estándar se manejan las clasificaciones 7, 19 y 37.
  3. Es el núcleo del cable en torno al cual se enrollan los torones. Está conformada por materiales que brindan el soporte indispensable para los torones bajo condiciones normales para cargas y nudos. Los más comunes además del acero son las fibras naturales y el polipropileno. En ambientes con alto grado de humedad se recomienda el acero inoxidable para que su resistencia no resulte comprometida.

¿Qué criterios considerar al comprar un cable acero?

Para garantizar su funcionamiento óptimo y durabilidad, deben considerarse seis características básicas. No todas cuentan con ellas, por ello es importante acudir con un proveedor como Alfo que les garantice la inclusión de alguna de ellas en sus cables según sus necesidades.

  1. Resistencia a la fatiga. La fatiga deriva de los objetos que causan vibraciones en los cables. La absorción de esta energía sucede en distintas secciones del cable por lo que debe adquirirse un ejemplar según el tipo de onda. También debe considerarse el diámetro. El más pequeño ofrece mayor resistencia a la fatiga.
  2. Para su determinación debe considerarse la carga potencial de trabajo. Abarca factores como cargas dinámicas, de choque, frenos repentinos o temperaturas elevadas.
  3. Nivel de doblez. Si se necesitan un cable que pueda doblarse sin daños se recomienda uno con diámetro menor. No debe confundirse con la flexibilidad. Si el cable acero debe ir alrededor de una polea pequeña, se recomienda un alto nivel.
  4. Resistencia a presiones externas. Los aplastamientos causan distorsiones en la sección transversal de cable, y hacen que no pueda ajustarse o moverse adecuadamente. La mejor opción ante presiones externas es un cable compacto, con hebras grandes y alambres externos.
  5. Resistencia a la deformación. Las pérdidas de metal y deformaciones son condiciones que deben mantener siempre a raya. Suelen darse en las poleas o cuando constantemente frota el cable contra sí u otro objeto. Se recomiendan alambres eternos grandes y hebras compactas si desean este tipo de resistencia.
  6. Resistencia a la corrosión. Si trabajan en entornos húmedos no se sugieren los cables estándar con brillo. Se recomienda el cable inoxidable o galvanizado.

¿Cómo deben utilizarse adecuadamente?

Es importante contar con personal capacitado para garantizar su correcta manipulación. Se recomienda el uso de una barra en el centro de los carretes y suspenderlos con ayuda de un gato hidráulico de modo que puedan girar libremente mientras es extraído el cable. No olviden sacarlo por arriba y calibrar bien las poleas donde lo harán pasar. El desenrollado siempre debe realizarse por dos personas para evitar la formación de espiras.

Revisen que no se produzcan bucles en el proceso de enrollado o desenrollado. Tienen que guardarse en un sitio hermético, libre de polvo, humedad o emisiones. Deben de conocer las condiciones de operación a las que lo sometan, para que determinen la resistencia requerida y el diseño de mayor conveniencia. Cuando se instale un nuevo cable es importante que se ajuste al equipo para lo cual debe operarse primero sin cargas.

¿Qué hay del mantenimiento y los signos de desgaste?

Los signos de deterioro son los siguientes:

  • Abrasión.
  • Fracturas por fatiga.
  • Torceduras
  • Corrosión.
  • Estiramiento excesivo.

Algunos de estos son inevitables, sin embargo otros pueden ralentizarse o evitarse con prácticas de mantenimiento. Es importante que los cables sean lubricados con frecuencia. Los tipos de lubricantes que se usan son dos: revestimiento y penetrante. Deben adquirir un lubricante con los proveedores de cable para utilizar el adecuado.

Eviten que tengan contacto con el suelo y procuren mover los cables de manera ocasional para que los patrones de desgaste se emparejen. También ténganlos lejos de ambientes dañinos con humedad, vapor, ácidos y alcalinos. Procuren no exceder la capacidad de carga y que la instalación se realice de manera correcta.

Si desean adquirir un cables de acero para perforadoras hidráulicas, adquieran los que en Alfo confeccionamos y distribuimos. Son de la mejor calidad y están fabricados bajo la norma API 9-A. Cuentan con certificados de calidad para que emprendan de forma segura y efectiva. Comuníquense al 5353 1001 EXT 117 o visiten nuestras oficinas. Nos encontramos en Santo Domingo, No. 44, Colonia La preciosa, en Azcapotzalco, CDMX.

Leer más