El muro Milán es un tipo de estructuras con planeación y procedimientos clave, su principal uso es para las excavaciones profundas y tener un refuerzo capaz de resistir cambios. Este tipo de estructura se usa normalmente como muros de construcción. La estructura sirve como un muro de apuntalamiento durante la construcción, posteriormente se usa como parte del muro del sótano. Los muros se construyen excavando una zanja con la maquinaria específica para esa tarea, y colocando posteriormente el material adecuado, que por lo general es hormigón.

El proceso de la cimentación es una parte clave, ya que ayuda a la edificación porque soporta la estructura, tomando en consideración el tipo de suelo dependiendo de sus características y ubicacion para su cimentación. Es de tipo profundo, ya que se necesita para generar una mayor fuerza de contención y es muy usada en edificios de altura, que actúa como un muro de contención y proporciona seguridad a largo plazo.

Aplicaciones

  • Edificios con sótano.
  • Estacionamientos por debajo del nivel principal
  • Barreras contra agua inferior
  • Túneles y carreteras

Es un muro donde se realizará una zanja antes del proceso para tener un planteamiento de la altura de edificación a un futuro. Una de sus propiedades es evitar la caída de terreno o materiales de la zona superior de la zanja por vibraciones del golpe sobre la herramienta excavadora. Facilitar que el lodo bentónico se mantenga aproximadamente al nivel de la superficie de trabajo, haciendo que la presión del lodo sea superior.

Varios espesores utilizados en el mercado son, desde 0,45 m hasta 1,00 m. y profundidades a cimentar de hasta 50 metros.

Se utilizan tradicionalmente de manera de estructuras de sellado, el material de relleno utilizado es de suspensión auto-endurecida. Esta suspensión es bastante fuerte y cumple principalmente una función de impermeabilizante. Su impermeabilidad puede en ciertos casos ser mejorada utilizando laminado plástico

El muro Milán es un elemento estructural parte de la cimentación profunda, es colado en sitio de concreto armado que funciona como muro de contención y en varias ocasiones se utiliza como parte de la estructura.

Clasificación

Secciones de:

  • 40 cm.
  • 60 cm.
  • 80 cm.
  • Profundidad: hasta 40 m.

El muro Milán se usa principalmente cuando se necesita contener las paredes a la redonda. Su función regular es como apoyo a las cimentaciones o para contener cortes verticales en excavaciones. Sus aplicaciones en las construcciones son diversas, uno de ellos serían las obras subterráneas y túneles de ciudad, sótanos y cajones de cimentación de edificios, estacionamientos, etc. Principalmente es utilizado en áreas urbanas para la contención verticales que ejercen edificios.

El concreto se puede moldear in-situ o prefabricado entre encofrados verticales para producir paredes que lleven cargas verticales y / u horizontales en las estructuras; a menos que tales muros sean de proporciones masivas, el concreto será diseñado y reforzado con barras de acero. Las paredes de concreto también sirven como muros de contención de tierra, por ejemplo, sótanos de edificios.

Donde los muros de concreto retienen agua u otros líquidos, el diseño y la construcción se ajustarán. Las superficies de muchos muros de concreto proporcionan el acabado visual o arquitectónico final. En este caso, para lograr la mejor terminación posible de la aparición mínima de imperfecciones, se debe prestar especial atención a los agentes de encofrado y desmoldeo que utilizan la especificación del hormigón y la forma en que se coloca el hormigón.

La mayoría de los muros de concreto pueden ser prefabricados, generalmente en una fábrica de un proveedor especializado, pero en algunas ocasiones en una instalación de prefabricados en el sitio. La prefabricación de las secciones de pared puede tener beneficios considerables al proporcionar tolerancias y acabados precisos, controlados de fábrica, con unidades que se pueden construir por delante de otros edificios en una estructura.

Los muros de concreto también se pueden moldear horizontalmente en el suelo sobre una base especialmente preparada cerca de su ubicación final. Las paredes se pueden levantar e inclinar hacia arriba en la posición vertical. Esto se conoce comúnmente como ‘construcción de inclinación’. La técnica puede tener beneficios económicos potenciales.

Es una pared de material concreto reforzado construido por debajo del suelo y es un ejemplo de eficiencia en la construcción de estructuras y de su función principal es la de servir como objeto de soporte a las zanjas, otra de sus funciones es estabilizar excavaciones profundas para la construcción de cimentaciones.

Para la contención de excavaciones es posible utilizar muros colados, con cm establecidos de espesor, con algunas variantes para cada caso. Normalmente se estabiliza la excavación con lodo o polímeros, construyendo el muro Milán de una forma ordenada y correcta. La suspensión espesa pero líquida evita que la zanja colapse al proporcionar presión hacia el exterior, lo que equilibra las presiones de forma hidráulica, como también puede retardar el flujo del agua hacia el lugar construido.

Las paredes de guía se construyen sobre la superficie del terreno para perfilar la zanja de lodo deseada y guiar la maquinaria de excavación. La excavación se realiza usando una excavadora con forma de concha especial o una trinchera, suspendida de una grúa. Se tiene la función de diseñar la profundidad, para el primer segmento de pared. Luego, la excavadora se levanta y se mueve a lo largo de las paredes de guía de la zanja para continuar la zanja con cortes sucesivos según sea necesario.

La zanja se mantiene siempre llena de lechada para evitar su colapso, pero el relleno de líquido permite que la maquinaria de excavación se mueva sin obstáculos.

Cuando se alcanza una longitud de trinchera particular, se baja una jaula de refuerzo al pozo lleno de lodo y se llena el pozo con concreto desde abajo hacia arriba usando tubos especiales. El concreto más pesado desplaza la lechada de bentonita, que se bombea, filtra y almacena en tanques para su uso en el siguiente segmento de pared o se recicla.

El muro Milán se extiende sucesivamente para completar un lugar, bloqueando el agua y la tierra blanda que pasa sobre él y no tener accidentes. Cuando el concreto se ha terminado de endurecer, la excavación dentro de la ubicación ahora refugiados con el muro de concreto se puede continuar con las tareas previstas. La forma para preservar la pared de hormigón y no se colapse en el área trabajada, se colocan soportes para tener un mayor endurecimiento y resistencia. Una vez terminado, la estructura construida dentro del área protegida protegerá la pared. La estabilidad es esencial en el corte de zanjas. El uso de bentonita con densidad precisa evita el colapso de las paredes.

Los muros se construyen por módulos de forma continua. La construcción tiene varios procesos a seguir y lugares a cubrir estratégicamente, que serán puestos mediante fechas estimadas, y así hasta conseguir cerrar el perímetro. Es un tipo de construcción profunda de forma cotidiana en edificios de altura, que actúa como un muro de contención y brinda muchas ventajas. Es la forma de cimentaciones más difundida en áreas de ciudades para edificios con sótano, estacionamientos, algunos túneles y carreteras.

El conseguir muros para reforzar y sean del menor espesor tratable y conseguir una buena calidad y que ofrezcan seguridad y buen diseño. Los anclajes son elementos constructivos que realizan la estabilidad, los muros construidos de contención de tan delgado grosor tienen una desventaja en relación a la profundidad cimentada, ya que reciben varios golpes de la tierra y también los efectos producidos por el agua, de modo que este recurso les permite reforzar y asegurar su estabilidad.

Se realizan después del vaciado del lugar de construcción, cuando debe excavarse a profundidad considerable y debe contenerse el golpe de tierra y de edificaciones vecinos. El sistema correcto es sobre alojar los pilares establecidos de la estructura, con perforaciones perfectas desde la superficie quedando estos hormigonados en la parte baja. El soporte creado para el fin de carga y los pilares ubicados, permite tener una mayor seguridad y comienzo de la construcción sin tanto riesgo.

La adecuación de tierras es aceptable y soporta la movilidad ya que las construcciones son rápidas y están bajo presión de tiempo, pues este sistema ofrece una gran seguridad frente a construcciones sobre limitar los movimientos a términos muy bajos durante el retiro de tierras, que va compensándose con la construcción.