Las cuerdas de acero para perforadoras hidráulicas son cables mecánicos creados a base de un conjunto de alambres que, unidos, forman un todo, un único cable. Según la forma en la que están enrollados los alambres estaremos ante un tipo u otro de cable de acero. Lo más habitual es encontrar cables de acero enrollados de manera helicoidal alrededor de un núcleo.

Uno de los principales elementos, que compondrán nuestros sistemas de elevación, tracción o amarre, será el cable de acero, que está presente en casi todos los aparatos y equipamientos para las tareas mencionadas como son eslingas, grúas, cabrestantes, y algunos más complejos para transporte de personas como ascensores, teleféricos, plataformas elevadoras etc.

La industria, tal y como la conocemos hoy, no podría funcionar sin los cables de acero. Allá donde sea necesario elevar, desplazar o amarrar una carga estarán presentes los cables de acero.

Del conocimiento de su composición, funcionamiento y mantenimiento, dependerá la seguridad de las mercancías o cargas a manipular y la nuestra propia, pues un mal uso o mantenimiento de los cables de acero que utilicemos, podrían ocasionar accidentes.

USOS DEL CABLE DE ACERO

cuerdas-de-acero-para-perforadoras-hidraulicas

Podemos usar el cable de acero gracias a su resistencia, fuerza, durabilidad, distintos grosores y flexibilidades, estos son los aspectos clave para tener esta versatilidad, por eso los encontramos en diferentes equipos, como:

  • Cuerdas de ascensor
  • Perforadoras hidráulicas
  • Elevación de compuertas
  • Excavadoras
  • Teleféricos
  • Grúas
  • Puentes

CÓMO SELECCIONAR DEL CABLE APROPIADO

La clave en la selección del cable más apropiado para cada trabajo está en equilibrar correctamente los siguientes factores principales:

Carga de rotura. Consiste en determinar la máxima carga que el cable deberá soportar, teniendo en cuenta no sólo la carga estática, sino también las cargas causadas por arranques y paradas repentinas, cargas de impacto, altas velocidades, fricción en poleas, etc.

Fatiga. Cuando el cable se dobla varias veces alrededor de poleas, tambores o rodillos, eventualmente se romperá; esto es debido al fenómeno llamado “Fatiga de Flexión”. Los aumentos de la velocidad de operación y las flexiones en sentidos contrarios también aumentan este efecto, el mismo fenómeno es producido por vibraciones en cualquier parte del cable.

Abrasión. Probablemente es el enemigo más común y destructivo del cable de acero, se produce siempre que el cable roza o es arrastrado contra cualquier material, este roce debilita el cable al producir desgaste en los alambres exteriores.

Aplastamiento. El cable puede ser aplastado por fuerzas exteriores, pero lo más común es el aplastamiento debido a la operación con cargas excesivas y también al uso de tambores lisos o con ranuras que no den el apoyo suficiente al cable. También es frecuente en los casos de enrollado en varias capas, en los puntos en que el cable se apoya sobre sí mismo.

Corrosión. Los cables por lo general están instalados al aire libre y expuestos a la corrosión que disminuye la sección metálica y al extenderse lesiona los alambres, con lo cual se reduce la resistencia, capacidad contra la abrasión, elasticidad y flexibilidad de los cables.

PARTES DEL CABLE DE ACERO

El cable de acero tiene distintas partes que es importante conocer y diferenciar. Éstas son tres, el alambre, el torón y el núcleo, también llamado alma.

  • Alambre: La parte básica del cable de acero, gracias a la unión de varios alambres conseguimos la fuerza y resistencia propia de este tipo de cables.
  • Torones: El torón es el lugar donde se enrollan los alambres.
  • Núcleo o alma: Los torones se entrelazan alrededor del núcleo.
  • Cable: De la unión de alambres y torones en el alma obtenemos el cable de acero.

USOS DEL CABLE DE ACERO

Podemos usar el cable de acero gracias a su resistencia, fuerza, durabilidad, distintos grosores y flexibilidades, estos son los aspectos clave para tener esta versatilidad, por eso los encontramos en diferentes equipos como:

  • Perforadoras hidráulicas
  • Elevación de compuertas
  • Excavadoras
  • Teleféricos
  • Grúas
  • Puentes

EL CABLE Y SUS COMPONENTES

Los cables de acero están constituidos por alambres de acero, trenzados en hélice (espiral) formando las unidades que se denominan torones los cuales posteriormente son cableados alrededor de un centro llamado alma que puede ser de acero o de fibra. El número de torones en el cable puede variar según las propiedades que se desean obtener.

Alambres. Son el componente básico del cable de acero, el cual es fabricado en diversas calidades, según el uso al que se destine el cable final, los mismos se arrollan alrededor de un centro o alma en un modo específico en una o más capas, de manera de formar lo que se denomina un cordón o torón. Los cordones se arrollan alrededor de otro centro llamado ala y de esta manera se conforma.

Torones. El torón de un cable se forma por el enrollamiento helicoidal de un número determinado de alambres alrededor de un elemento central o alma.

Alma. La función principal del alma del cable es servir como base para los torones, para mantener la redondez del cable y los torones colocados en posición correcta durante el uso. Su selección de alma tendrá efecto sobre el rendimiento del cable.

MANIPULACIÓN DE LOS CABLES DE ACERO

Los cables salen de fábrica debidamente engrasados y protegidos contra ambientes oxidantes o corrosivos, durante su transporte y almacenamiento debe evitarse que el rollo ruede por el suelo a fin de que no se produzcan adherencias que actuarían como abrasivos, asimismo también deben protegerse de las temperaturas elevadas, que provocan una pérdida del engrase original.

Igualmente no deben recibir golpes o presiones que provoquen raspaduras o roturas de los alambres.

INSTALACIÓN

El principal riesgo que se corre al desenrollar y manipular un cable es que se formen cocas, bucles o codos, por ello, cuando se trate de arrollarlo en un tambor, es conveniente hacerlo directamente, procurando que el cable no se arrastre por el suelo y manteniendo el mismo sentido al enrollarlo.

  • Antes de instalar un nuevo cable se deben examinar las poleas y tambores para asegurarse que no tengan desgastes ni defectos.
  • Cuando se encuentre desgaste en las poleas y/o tambores, éstos deben rectificarse al perfil y diámetro requerido para el cable nuevo.
  • Se debe evitar el giro o rotación del extremo libre del cable porque puede causar que se desenrolle del mismo.
  • Las terminales y/o accesorios no pueden ser removidos o instalados sin asegurarse de que se mantiene el enrollado

CONSERVACIÓN

Los cables deben ser sometidos a un programa de revisiones periódicas conforme a las recomendaciones del fabricante y teniendo presente el tipo y condiciones de trabajo a que se encuentren sometidos. Este examen debe extenderse a todos aquellos elementos que pueden tener contacto con el cable o influir sobre él.

Principalmente debe comprender: los tambores de arrollamiento, poleas, los rodillos de apoyo y especialmente debe comprobarse el estado de los empalmes, amarres, fijaciones y sus proximidades.

Almacenamiento. Se debe evitar el almacenamiento en lugares que puedan presentar emanaciones de vapores corrosivos y no deben estar en contacto con el piso.

Mantenimiento. Debe comprender inspecciones, lubricación y limpieza con frecuencia regular, registros de ajustes realizados, defectos notados e incidentes relativos al desempeño del cable.

La inspección debe siempre incluir la fijación de las terminales, con énfasis en el punto de entrada.

Lubricación. Una lubricación adecuada prolonga la vida útil del cable porque reduce la corrosión y la abrasión por fricción de los torones, alambres y del cable contra las poleas.

SUSTITUCIÓN DE CABLES

La sustitución de un cable debe efectuarse al apreciar visiblemente:

  • Rotura de un cordón.
  • Formación de nudos.
  • Cuando la pérdida de sección de un cordón del cable, debido a rotura de sus alambres visibles en un paso de cableado alcance el 40% de la sección total del cordón.
  • Cuando la disminución de diámetro del cable en un punto cualquiera del mismo alcance el 10% en los cables de cordones o el 3% en los cables cerrados.
  • Cuando la pérdida de sección efectiva, por rotura de alambres visibles, en dos pasos de cableado alcance el 20% de la sección total.

¿POR QUÉ UTILIZAR ALFO CABLES?

  • Tenemos el cable milimétrico para sus perforadoras hidráulicas de cualquier marca.
  • Máxima duración, menor desgaste.
  • Entrega inmediata.
  • Soporte técnico y comercial.
  • Chip para evitar accidentes y tiempos muertos.
  • Certificados de calidad.
  • En Maquinaria Alfo ofrecemos cables de las siguientes medidas de cuerdas de acero para perforadoras hidráulicas 18mm, 22 mm, 26 mm, 30 mm.
  • Contamos con equipo de ventas e ingenieros de planta para dar soporte técnico/comercial en cualquiera de las etapas del proceso de compra, instalación, uso y descarte del cable.
  • El cable se fabrica bajo la Norma API 9-A , que es la norma internacional que rige el diseño y características de resistencia de los cables de acero.
  • El tirante se fabrica bajo la Norma Europea EN13414 con casquillos de aluminio prensados.
  • Nuestros cables contarán con un chip que ayudará al usuario a diagnosticar la fecha prevista de cambio evitando accidentes y tiempos muertos.

Hemos logrado un traje a la medida con el fabricante De Acero para alargar la vida del cable nacional en las perforadoras hidráulicas de origen europeo y asiáticas. En Alfo encontrará las cuerdas de acero para perforadoras hidráulicas que necesita, contáctenos hoy mismo y solicite su cotización.