4 preguntas básicas sobre el cable acero

4 preguntas básicas sobre el cable acero

Si comienzan con una empresa en la que son necesarias maquinarias de levantamiento de cargas, pilas de cimentación, etcétera, es probable que tengan dudas sobre el cable acero. Es un elemento indispensable y es importante que lo conozcan bien para evitar paros en operaciones, accidentes, entre otros inconvenientes. Abordaremos en esta publicación diversas preguntas cuyas respuestas consideramos importante que conozcan antes de iniciar operaciones.

¿Qué son y cuáles son sus componentes?

Se trata de un conjunto de alambres de acero que se trenzan de manera ordenada para que cumplan con requerimientos de carga. Los alambres pueden enrollarse de manera helicoidal en una o múltiples capas y alrededor de un componente central. Este conjunto puede a la vez enrollarse en un alma para formar cables con variados cordones.

El diámetro del cable hace referencia a su circunferencia y se expresa en milímetros. A ello se debe el nombre que también recibe de cables milimétricos de acero. Cuando es utilizado en máquinas como las piloteadoras, los esfuerzos hacen que disminuya su diámetro y aumente su longitud; se debe al asentamiento de los elementos diversos que lo conforman. Es posible diseñar diversas medidas dependiendo si se desea un cable principal o uno auxiliar o de la aplicación.

Los cables de acero se utilizan para labores de elevación y suspensión. Pueden emplearse materiales como bronce o monel para su fabricación, en función de la aplicación y los requerimientos de los usuarios, aunque se recomienda el acero inoxidable. Cuentan con uno o múltiples torones alrededor del alma. Los más utilizados poseen seis torones aunque los componentes pueden variar en complejidad. Con respecto a los elementos básicos ya hicimos mención de ellos pero hay detalles que es preciso que conozcan. Se trata de tres:

  1. Son los hilos delgados que se obtienen mediante el estiramiento del metal. Son los elementos mínimos que agrupado conforman los torones y se fabrican en calidades diversas. Los más comunes son de acero duro, pero puede usarse acero inoxidable confeccionado en grados diversos: 302,304, 305 y 316. Los primeros dos grados son magnéticos. Mientras asciende el grado disminuye su capacidad magnética.
  2. Se trata del conjunto de diversos alambres unidos en configuraciones geométricas diversas. Mientras que una cantidad de alambres conforma un torón, un conjunto de torones conforma al cable acero. Las formas en que el último es clasificado se basa en el número de alambres agrupados en los torones. De manera estándar se manejan las clasificaciones 7, 19 y 37.
  3. Es el núcleo del cable en torno al cual se enrollan los torones. Está conformada por materiales que brindan el soporte indispensable para los torones bajo condiciones normales para cargas y nudos. Los más comunes además del acero son las fibras naturales y el polipropileno. En ambientes con alto grado de humedad se recomienda el acero inoxidable para que su resistencia no resulte comprometida.

¿Qué criterios considerar al comprar un cable acero?

Para garantizar su funcionamiento óptimo y durabilidad, deben considerarse seis características básicas. No todas cuentan con ellas, por ello es importante acudir con un proveedor como Alfo que les garantice la inclusión de alguna de ellas en sus cables según sus necesidades.

  1. Resistencia a la fatiga. La fatiga deriva de los objetos que causan vibraciones en los cables. La absorción de esta energía sucede en distintas secciones del cable por lo que debe adquirirse un ejemplar según el tipo de onda. También debe considerarse el diámetro. El más pequeño ofrece mayor resistencia a la fatiga.
  2. Para su determinación debe considerarse la carga potencial de trabajo. Abarca factores como cargas dinámicas, de choque, frenos repentinos o temperaturas elevadas.
  3. Nivel de doblez. Si se necesitan un cable que pueda doblarse sin daños se recomienda uno con diámetro menor. No debe confundirse con la flexibilidad. Si el cable acero debe ir alrededor de una polea pequeña, se recomienda un alto nivel.
  4. Resistencia a presiones externas. Los aplastamientos causan distorsiones en la sección transversal de cable, y hacen que no pueda ajustarse o moverse adecuadamente. La mejor opción ante presiones externas es un cable compacto, con hebras grandes y alambres externos.
  5. Resistencia a la deformación. Las pérdidas de metal y deformaciones son condiciones que deben mantener siempre a raya. Suelen darse en las poleas o cuando constantemente frota el cable contra sí u otro objeto. Se recomiendan alambres eternos grandes y hebras compactas si desean este tipo de resistencia.
  6. Resistencia a la corrosión. Si trabajan en entornos húmedos no se sugieren los cables estándar con brillo. Se recomienda el cable inoxidable o galvanizado.

¿Cómo deben utilizarse adecuadamente?

Es importante contar con personal capacitado para garantizar su correcta manipulación. Se recomienda el uso de una barra en el centro de los carretes y suspenderlos con ayuda de un gato hidráulico de modo que puedan girar libremente mientras es extraído el cable. No olviden sacarlo por arriba y calibrar bien las poleas donde lo harán pasar. El desenrollado siempre debe realizarse por dos personas para evitar la formación de espiras.

Revisen que no se produzcan bucles en el proceso de enrollado o desenrollado. Tienen que guardarse en un sitio hermético, libre de polvo, humedad o emisiones. Deben de conocer las condiciones de operación a las que lo sometan, para que determinen la resistencia requerida y el diseño de mayor conveniencia. Cuando se instale un nuevo cable es importante que se ajuste al equipo para lo cual debe operarse primero sin cargas.

¿Qué hay del mantenimiento y los signos de desgaste?

Los signos de deterioro son los siguientes:

  • Abrasión.
  • Fracturas por fatiga.
  • Torceduras
  • Corrosión.
  • Estiramiento excesivo.

Algunos de estos son inevitables, sin embargo otros pueden ralentizarse o evitarse con prácticas de mantenimiento. Es importante que los cables sean lubricados con frecuencia. Los tipos de lubricantes que se usan son dos: revestimiento y penetrante. Deben adquirir un lubricante con los proveedores de cable para utilizar el adecuado.

Eviten que tengan contacto con el suelo y procuren mover los cables de manera ocasional para que los patrones de desgaste se emparejen. También ténganlos lejos de ambientes dañinos con humedad, vapor, ácidos y alcalinos. Procuren no exceder la capacidad de carga y que la instalación se realice de manera correcta.

Si desean adquirir un cables de acero para perforadoras hidráulicas, adquieran los que en Alfo confeccionamos y distribuimos. Son de la mejor calidad y están fabricados bajo la norma API 9-A. Cuentan con certificados de calidad para que emprendan de forma segura y efectiva. Comuníquense al 5353 1001 EXT 117 o visiten nuestras oficinas. Nos encontramos en Santo Domingo, No. 44, Colonia La preciosa, en Azcapotzalco, CDMX.

Leer más
¿Qué factores determinan la vida útil del cable de acero para perforadoras?

¿Qué factores determinan la vida útil del cable de acero para perforadoras?

Entre los productos más solicitados de nuestro stock destaca el cable de acero, que se utiliza para el óptimo funcionamiento de las perforadoras hidráulicas. Los cables de Alfo destacan por su resistencia, posible gracias a su diseño de alambres enrollados helicoidalmente alrededor de un alambre principal y de torones que se enrollan de la misma manera alrededor del núcleo de los cables.

Se trata de un producto que garantiza una duración más amplia y pocos desgastes pese a las condiciones de uso más exigentes, sin embargo, es importante que se consideren ciertos factores que determinan la vida útil de los cables. De esta manera el periodo estimado de uso pueda extenderse aún más.

Cable de acero para perforadoras europeas

Factores principales

Los factores que influyen en la vida útil de los cables de acero para las perforadoras son diversos, los de mayor importancia son los siguientes:

  1. Resistencia a la abrasión

Se refiere a la acción de remover algo a través de la fricción. En el caso de los cables, los debilita mediante la remoción de los materiales que conforman los alambres interiores y exteriores. Es crucial utilizar un ejemplar que cuente con las características adecuadas para resistirlo, como el cable de acero de Alfo. Uno de los criterios a los que más se recurre para lograr un desgaste mínimo a causa de las fricciones es emplear un cable que cuente con una reducida cantidad de alambres exteriores.

Tomen en consideración que, con el uso de los cables, tanto la resistencia a la abrasión como a la fatiga se relacionan inversamente. Esto se debe a que con el empleo de un cable con una resistencia menor a la fatiga se dispondrá implícitamente con una resistencia más baja a la abrasión.

  1. Resistencia a la fatiga

Los cables de acero se deterioran a causa de los efectos de fatiga por doblez cuando se sujetan a flexiones constantes en el tambor o la polea de las perforadoras. Puede observarse si se toma en consideración que al ser doblado un alambre de manera repetida y en el mismo punto terminará por quebrarse. La influencia de este factor puede aumentar si los diámetros de los tambores y poleas presentan como diámetro mínimo los sugeridos por los fabricantes. Para más detalles sobre este aspecto, no duden en consultar la asesoría de nuestros especialistas.

  1. Capacidad adecuada de carga

Se refiere a la resistencia mínima a las rupturas de las cuerdas de acero para perforadoras hidráulicas derivadas de la tensión que deben poseer al usarse para resistir las cargas de trabajo y con un factor predeterminado de diseño.

Para una mejor comprensión de la capacidad de carga adecuada pongamos el siguiente ejemplo: con el fin de izar sin inconvenientes una carga de aproximadamente 20 toneladas métricas y tomando en cuenta un factor de diseño de 5:1, los cables a usar deben contar como mínimo con una resistencia a las rupturas de 100 toneladas métricas. En este punto tienen que considerarse tanto las cargas dinámicas, provocadas por la aceleración o desaceleración, como las estáticas.

  1. Resistencia a la corrosión u oxidación

Este factor determinante se relaciona con el ambiente imperante en las zonas de trabajo; en otras palabras, se asocia a la presencia de agentes corrosivos u oxidativos como la humedad. Para garantizar la durabilidad, el óptimo funcionamiento y evitar la corrosión es importante utilizar cables que cuenten con alambres galvanizados o de acero inoxidable como los que conforman a los de Alfo. Cabe agregar la importancia de utilizar lubricante de manera periódica para aumentar la influencia de este factor.

  1. Resistencia al aplastamiento

En los cables los aplastamientos son comunes debido a su enrollamiento en capas diversas en un tambor, o al ser utilizados con cargas excesivas. En tales casos, es importante utilizar un cable para perforadora que cuente con un núcleo de acero.

Recomendaciones generales para aumentar la influencia de los factores de vida útil

La mejor manera de maximizar estos factores de utilidad para que el cable de acero dure más tiempo es implementar algunas recomendaciones de uso, entre las que destacan:

  • Tienen que guardar los cables en un sitio cerrado y nunca dejarlo en espacios abiertos. También deben evitar que entren en contacto con la humedad, gases y otros elementos corrosivos.
  • Si han adquirido un cable nuevo y adecuado para su perforadora hidráulica deben procurar que opere en ciertas ocasiones con carga mínima o sin carga con el fin de que se adapte a la maquinaria pesada. Una vez que se utilice para sus operaciones normales, deben evitar en la medida de lo posible tanto las liberaciones como las cargas repentinas.
  • Una situación que puede reducir la influencia de los factores de vida útil de los cables de calidad es la condición de las poleas a través de las cuales pasa. Deben verificar que la garganta de las poleas posea el tamaño indicado para que su resistencia a la fatiga se cumpla. Las que presentan remociones o se encuentran corrugadas reducen la vida útil de los cables. Es importante que se aseguren de que las poleas giren sin obstrucciones.
  • Utilicen un lubricante adecuado, el cual puede ser recomendado por los proveedores. De esta manera podrán evitar los riesgos de corrosión, reducir las fricciones internas entre los alambres y los torones y preservar el núcleo en buen estado.
  • Revisen sus cables y remplácenlos sin excepción cuando encuentren las siguientes condiciones: cables externos con roturas en la zona de contacto con el centro, daños en cables de forma individual de aproximadamente un tercio de diámetro, torceduras con signos de apretamiento y cuerdas con doce cables dañados al azar.
  • Capaciten al personal a cargo de las perforadoras hidráulicas para que utilice adecuadamente los cables durante las operaciones de carga. Requerirán para ello la ayuda de expertos.
  • No excedan el límite de carga del cable. Lo adecuado es utilizarlo al 90% de su capacidad con el fin de compensar la tensión producida por situaciones climáticas desfavorables.

¡Contáctennos!

Si desean adquirir el cable de acero para perforadoras hidráulicas de Alfo no duden en contactarnos a través del teléfono (55) 5353 1001 o llenen el formulario en la sección de contacto. Si lo prefieren pueden acudir directamente a nuestras instalaciones, estamos ubicados en Santo Domingo #44, Col. La Preciosa, 02460, Alcaldía Azcapotzalco, CDMX.

Contáctanos

Leer más