Aspectos esenciales del manejo y almacenaje de nuestros cables de acero

Aspectos esenciales del manejo y almacenaje de nuestros cables de acero

Desde nuestra alianza con DeAcero y el lanzamiento de la línea ALFO, hemos logrado mejorar la concepción del cable de acero nacional, partiendo de un diseño funcional, estético y resistente frente a la abrasión, los agentes corrosivos y la fatiga en diversos ambientes hostiles, dentro del sistema que compone a las perforadoras hidráulicas.

Respecto a la manipulación correcta de nuestros cables de acero, resulta esencial que tengan en cuenta ciertas indicaciones para evitar daños, antes de que incorporen nuestros productos a sus cadenas operativas. En principio, si desean extraer un cable del carrete, es aconsejable que coloquen una barra en el centro y levanten el carrete, de manera que pueda girar con facilidad; mientras tanto, la punta del cable debe estar sujeta para lograr desenrollarlo en línea recta y sin que se produzcan dobleces.

De igual modo, la velocidad del carrete se debe controlar oportunamente; para ello, pueden valerse de un trozo de madera que irá incorporado entre el piso y el carrete, a fin de que sirva como freno, procurando que no se afloje en el transcurso de la operación; de otro modo, es posible que se formen cocas o nudos en el cable. Si el carrete ha sido incorporado con su eje en posición vertical, corren el riesgo de que, al desenrollarlo por su extremo libre, se produzcan espiras, que derivan en nudos o cocas.

En materia de conservación, las cuerdas de acero para perforadoras hidráulicas deben ser sometidas a un programa continuo, minucioso y responsable de revisiones, de acuerdo con nuestras recomendaciones y las del fabricante, partiendo de características específicas, como el tipo de cable, las condiciones de trabajo, por ejemplo, si trabajan en el sector minero o en la construcción; y los ambientes a los que los cables se encuentren sometidos.

En sus sistemas de almacenamiento, es aconsejable que incluyan tambores de arrollamiento, poleas, rodillos de apoyo y, sobre todo, deben comprobar con frecuencia el estado de los empalmes, los amarres y las fijaciones, para que no se produzcan fallos que pongan en peligro sus operaciones e incluso las vidas de sus operarios. Además, los cables de acero deben guardarse bajo techo, evitando el contacto con humedad y gases.

Para comunicarse con los expertos de Maquinaria Alfo y solicitar una cotización o más información, llamen al: +52(55)53531001.

Deja un comentario